Make your own free website on Tripod.com

Luis IX o San Luis
(1226 - 1270)

Hijo de: Luis VIII y Blanca de Castilla.

Vida: 1214 - 1270

Casado con: Margarita de Provenza (1234).

Hijos: Luis (muerto en 1260), Felipe III, Juan, Blanca, Pedro, Robert de Clermont, Margarita, Agnes.

Luis IX

Con sus doce años a la vista los nobles alimentaron sus ambiciones de acrecentar su disminuido poder. Pero no contaban con la férrea conducción de su madre Blanca de Castilla. Fue la verdadera Loba de Francia pese a que nació en el muy hispánico reino de Castilla, hija del rey Alfonso VIII y por su madre, es sobrina de los reyes ingleses Ricardo Corazón de León y Juan sin Tierra. Ella eliminó la sublevación de los nobles vasallos en 1234 amen de hacerse respetar por los ingleses fracasados invasores de Bretaña en 1230.

Luis IX pese a ser declarado mayor de edad en 1234 dejó reinar a su madre, lo cual fue una sabía decisión ya que ella lo hizo casar con Margarita de Provenza, trayendo así la vasta región al Reino. Lo que Suger y Luis VII (el fiasco de Leonor) fracasaron un siglo atrás, Blanca triunfó con esa boda provechosa.

El futuro "santo" arregla con el inglés una paz duradera recibiendo todo lo ganado por su abuelo el Augusto y perdiendo el Limousin y el Périgord.

Con la paz ya hecha, Luis se abocó a reformar la moneda, crear ordenanzas morales y concebir un parlamento lo que hizo que Francia recibiera un esplendor inusitado en la Europa de esos años.

Salvándose de una grave enfermedad, Luis muy creyente, prometió y cumplió con realizarse cruzado. Participó en las dos últimas en Tierra Santa. En la primera de ellas se ausentó seis años (1248 a 1254) dejando el gobierno a su anciana madre y sus hermanos. Fue hecho ignominiosamente prisionero en Egipto en 1250 para luego salir libre y fortificar puestos franceses en Siria. En 1270 en la segunda Cruzada Luis IX muere a causa de una epidemia devastadora en Túnez. Con él estaba su hijo heredero Felipe III...

 

Personalidad:

Fue fuertemente criado por su católica madre, se educó en la tradición estricta de la piedad y la virtud cristiana. Siempre fue en cierto modo un hombre suave y delicado lo cual no le impidió ser un rey fuerte, hecho suficiente para ganarse el cariño de su pueblo y la admiración de muchos historiadores.

Tan fiel que fue a su esposa con quien tuvo once hijos lo cual no era costumbre regia ni en esos días tampoco en días posteriores. Se maltrataba el cuerpo con el fin de ocupar la mente en cosas posteriores, eso explicaba su legendaria obstinación por las Cruzadas. Llevaba al palacio a la hez del pueblo de tal manera los soldados de la guardia (quienes ni olían a flores precisamente) protestaban ruidosamente. Un cuarto de siglo después de su muerte fue canonizado lo cual es toda una excepción en la monarquía mundial... de ahí el "San Luis" popularizado en los libros de historia.

Menú
Rey Anterior
Próximo Rey